En el otoño de 2002 decidí remontar el río Guadalquivir hasta la ciudad de Sevilla. Mi intención era dejar mi velero ‘Mararafare’ amarrado frente a la Torre del Oro, un buen refugio náutico, hasta la primavera siguiente y el retorno de la temporada propicia para nuevas singladuras marítimas. A la altura de la boya […]